Medicina regenerativa


Regenerar significa mejorar o restablecer las características originales de algo. En este caso hablamos del rostro. La cara es un espacio delicado y continuamente expuesto donde se refleja el paso del tiempo de forma inequívoca. Pero también se refleja en él nuestra identidad.

Por eso, a pesar de que queramos restablecer la calidad, tersura y jugosidad de nuestro rostro, los tratamientos faciales de rejuvenecimiento deben ser sumamente fieles a quienes somos. Jóvenes, guapas, pero ante todo, auténticas. (Y auténticos, por supuesto)